Con el presupuesto para 2011, la cultura regional está de luto y sólo se salvan los grandes caprichos del consejero Cruz

Mª Carmen Moreno aseguró que “jamás el estado de la Cultura de esta Región ha estado en tan malas condiciones como lo está en la actualidad”
La diputada regional, Mª Carmen Moreno, declaró que con este presupuesto, la Cultura está de luto al cargarse el consejero, la Red Cultural de esta Región. “Sólo se salvan los grandes caprichos del consejero Pedro Alberto Cruz, aunque sea en detrimento de las obligaciones inexcusables que en materia de Cultura tiene la Comunidad autónoma”.
Moreno aseguró que “jamás el estado de la Cultura de esta Región ha estado en tan malas condiciones como lo está en la actualidad”.
El Programa de Promoción y Cooperación Cultural presenta una reducción acumulada en los tres últimos ejercicios del 24,46%, de hecho la cantidad actualmente presupuestada es inferior a la de 2007.
La disminución del programa de bibliotecas es de 600.000 euros, quedando con el presupuesto más bajo de los últimos 9 años.
El presupuesto del programa de Museos presenta una reducción acumulada en los tres últimos años del 54,5%. El presupuesto es similar al nivel de gasto de 2005.
Reconstruir la red regional
La diputada socialista auguró que “cuando el consejero Cruz no tenga la responsabilidad de gestionar las políticas culturales de nuestra Región habrá que reconstruir toda la Red Regional que ha abandonado durante estos años, este año de forma más acusada”.
Otra de las características de su política –agregó- es la de anunciar grandes infraestructuras culturales que luego nunca ven la luz; “las presenta a los medios, maquetas incluidas en muchos casos, pero luego nunca más se sabe de ellas”. Como ejemplos citó el Centro de Artes Escénicas de Molina de Segura, el Museo de Arte Contemporáneo de Cartagena, el Museo de Arte Contemporáneo de Mula, la Casa del Escritor de Molina de Segura o el Centro de Conocimiento del Libro de Blanca.
Mª Carmen Moreno denunció que por quitar, Cultura retiró la subvención al Festival del Cante de las Minas de La Unión, semanas antes de la declaración de la UNESCO. “Aunque luego quisieron aparecer como los principales defensores del mítico certamen internacional”.