El Estado del Malestar

El presidente y el PP se han empeñado en hacernos creer que son los garantes del Estado del Bienestar. Sin embargo, la realidad les desmiente y, muy al contrario, cada vez están generando un mayor estado del malestar entre la población. Valcárcel, nuevamente dice tomate cuando es rescate y ha optado por quitar a los pobres derechos para dárselos a los ricos, convirtiéndose en el antihéroe.

Desde que el PP llegó al Gobierno de España no ha parado de cambiar el paso. Primero, dijeron que no hablarían de herencias, pero ante una evidente falta de rumbo empezaron a justificarse, alegando que las cosas estaban mal. Aquí en la Región, tras 17 años de inoperancia, repiten el estribillo para distraernos de lo importante. Natural, ya no está Zapatero. Cada vez estamos peor y cuestiones que no eran un problema para los ciudadanos, como la sanidad y la educación, ahora aparecen en todas las encuestas como una de las principales preocupaciones.

Hay otra forma de gobernar y de gestionar esta crisis, distinta del tijeretazo y la imposición que está aplicando el Gobierno de Rajoy y de Valcárcel. Todas las medidas que han tomado son, fundamentalmente, ataques a las clases medias, que ya están exangües de tanto como se las ha exprimido y agotado, pese a ser las que tienen que mantener ese Estado de Bienestar que tanto nos merecemos.

En la Región siempre hemos tenido un simulacro de bienestar, nunca ha sido pleno. Si España no logró alcanzar a Europa, nuestra Región, a la cola de la cola en todos los indicadores, mucho menos y en todo momento ha estado muy lejos de lo deseable.

Los recortes que Valcárcel ha ido incorporando y que niega en sede parlamentaria atacan directamente a la médula del sistema del bienestar. Los ciudadanos lo sufren diga lo que diga el presidente.

No somos nosotros los equivocados ni los que estamos enfrente. Así lo atestigua el último Dictamen del CES, que advierte del deterioro e impacto brutal de los recortes, sobre todo, para las rentas más bajas. La austeridad y la crisis no pueden, en ningún caso, ser el argumento para desproteger. En una Región con más personas con dificultades, con más altos niveles de paro, donde muchas familias y empresas han sido abocadas a una situación de desesperanza, o tienen un gobierno que garantice e incremente sus derechos o no tiene sentido.

Si hay dinero para los bancos, por delante deben estar las personas. Los socialistas creemos en alternativas que pasan por pedir más a los que más tienen, en una mejor gestión y liberar recursos que permitan mantener el Estado del Bienestar.

No aceptamos que nos quiten derechos, el PP no da tregua y trasciende el malestar cada vez más patente en la ciudadanía. Austeridad, sí, pero sin acabar con clases medias, sin exclusiones. Es preciso que se mantengan servicios de calidad, porque la cohesión social es fundamental. No aceptamos sólo ajustes, sin crecimiento, y no aceptamos dar un paso atrás en derechos.
Begoña García Retegui. Portavoz del Grupo Parlamentario Socialista.