El futuro de la agricultura aguileña

En efecto, esta desaladora va a producir un total de 60 hm cúbicos al año, con un añadido de 6 hm cúbicos para permitir la máxima producción de la ya existente, que pasaría de los 4-5 hm cúbicos actuales a los 10 hm cúbicos que producirá a finales de 2008 o principios de 2009. A esto hay que sumarle los 3 hm cúbicos de la planta desaladora que han construido los regantes de la Marina de Cope y que ya se encuentra en pleno proceso de producción.

En total está previsto que Águilas cuente con un suministro de agua de más de 73 hm cúbicos a medio plazo, lo que garantizará totalmente el suministro de agua a la agricultura aguileña para siempre.

Actualmente los agricultores aguileños están pagando en torno a los 40 céntimos de euro (alrededor de las 70 ptas) por metro cúbico de agua para riego de sus cultivos, pero una vez que se construya la desaladora de Águilas, la producción masiva de agua para riego, permitirá que el precio del metro cúbico de agua descienda hasta los 30 céntimos (49´92 ptas) de euro por metro cúbico para nuestros agricultores.

Por otra parte, la producción de esta desaladora, además de abastecer a Águilas, se repartirá en los municipios de Pulpí (Almería), Puerto Lumbreras y Lorca, aunque el coste del agua para los regantes de estos municipios será ligeramente más cara debido a los costes de elevación y transporte que debe de sufrir el agua hasta que lleguen a los pantanos de regulación de cada uno de los municipios y a la superación del obstáculo montañoso de la Sierra de Almenara.

Águilas, municipio sin recursos hídricos, con pozos sobreexplotados, con una tradición compradora de agua para nuestra agricultura a lo largo de la historia procedente de Lorca, Puerto Lumbreras y Pulpí, exportará agua a toda la Comarca y dispondrá de este recurso a menor coste que los municipios vecinos.

Por otro lado, Águilas y su agricultura nunca han visto reconocido sus regadíos oficialmente y, por lo tanto, jamás han recibido, administrativamente, agua del Trasvase Tajo-Segura, lo que suponía un coste añadido al agua que necesitaban nuestros agricultores y que su producción se encareciese en mayor medida que los de la competencia. Ahora será al contrario, para beneficio de nuestra agricultura y nuestros agricultores.

Creo que esta inversión, la mayor en la historia de nuestra ciudad, con un total de 270 millones de € ( en torno a 45.000 millones de las antiguas ptas.), asegurará agua para siempre a nuestros agricultores y para el abastecimiento a los nuevos desarrollos urbanísticos y turísticos que se prevean en el futuro, con una reserva de 12 hm cúbicos, exclusivamente para abastecimiento humano.

A esto habrá que añadir una verdadera política de desarrollo agrícola, realizada desde el Ayuntamiento, impulsando medidas desde la Concejalía de Agricultura que promuevan la calidad certificada de nuestros productos, la denominación de origen como factor de calidad y seguridad, así como una comercialización adecuada, que favorezca la competitividad de nuestros productos frente a la competencia. Y para eso, crearemos la Oficina del Agricultor, que impulse todas estas medidas y que recoja las peticiones de los usuarios para mejorar sus prestaciones.

Estamos decididos a realizar una auténtica política agraria, a potenciar las producciones y la comercialización del pequeño y mediano agricultor y a desarrollar la investigación agrícola, promoviendo la ampliación del Centro de Investigación Agraria de Águilas e impulsando nuevas líneas de investigación que amplíen la producción a nuevos productos de mayor valor añadido.

Creemos en nuestra agricultura como factor de desarrollo económico y social de nuestro pueblo; y también creemos que tiene un gran futuro, pese a las voces interesadas que intentan enterrarla. Creemos que la agricultura es perfectamente compatible con un desarrollo turístico sostenible y una industria concurrente que favorezca un desarrollo equilibrado y sostenido en el tiempo. Ahora la agricultura aguileña se encuentra en un momento de transición, pero hay que tener en cuenta que ocupa un lugar preponderante en la producción agrícola de toda la Región de Murcia y ese papel no estamos dispuestos a que lo pierda. Y a eso apostamos los socialistas de Águilas, de Murcia y del Gobierno de la nación. Al apoyo incondicional a nuestros agricultores a través de inversiones a la economía productiva, creadora de riqueza para todos y de puestos de trabajo, frente a la especulativa, en la que se benefician unos pocos, del gobierno del PP.

Si queremos que Águilas tenga un crecimiento equilibrado y sostenible, generador de riqueza para todos y con una alta tasa de creación de empleo, sólo hay que apostar por un gobierno que tenga en cuenta todos los sectores y no por otro que sólo apuesta por el ladrillo como única apuesta de futuro para Águilas y sus ciudadanos.