El ‘jet lag’ de Valcárcel

No estamos para bromas. Menos aún para juegos ni para mentiras. Y
jugar con los murcianos es lo que hace el Presidente de la Comunidad
Autónoma. Como si no tuviéramos bastante con lo que nos está cayendo
a nivel nacional, asistimos perplejos a las contradicciones de un
Presidente autonómico que, no lo olvidemos, es el máximo responsable
de la precaria situación en que se encuentra nuestra Región.

Tenemos la sensación de que Valcárcel no se toma en serio lo que
pasa aquí. O de que vive en un jet lag permanente de tanto viajar a
Bruselas. De la vorágine de acontecimientos y contradicciones que
venimos sufriendo desde el pasado domingo con respecto al rescate a la
economía murciana, sólo podemos sacar una conclusión: Valcárcel, o
no entiende lo que le preguntan, o no sabe lo que contesta. O sí… lo
cual sería aún más preocupante. Primero, declara estar deseando
acceder al fondo de rescate (hay muchas formas de nombrar una
intervención). No aclara cómo, ni en qué momento, pero lo que sí
tiene claro el Presidente, es que las condiciones “van a ser
durísimas”. Señor Valcárcel, con sus declaraciones, los murcianos
nos quedamos mucho más tranquilos.

No contento con el anuncio, difundido por toda la prensa nacional,
el Gobierno regional no duda en desmentir a su propio presidente
anunciando que donde había dicho digo, en realidad quería decir
Diego… o hispabonos, que para el caso es lo mismo. Nos quedamos más
tranquilos aún, si cabe, señor presidente.

Pero la historia no acaba aquí. Para seguir aumentando la confianza
de los murcianos, no transcurre ni un día para que el propio presidente
desmienta a aquellos que habían osado desmentirle.

Y todavía se ofende el Ejecutivo murciano cuando la oposición les
tacha de irresponsables y de ofender a la inteligencia de los murcianos
con esta “estrategia”, que en lugar de tal, es la clara
manifestación de que se nos está gobernando sin rumbo, sin competencia
y, lo que es aún más preocupante, sin ganas.

Se atreven a calificar a quienes mostramos nuestro desacuerdo a esta
política de bandazos como “aves carroñeras”. Habrá que
recordarles a los dirigentes murcianos del Partido Popular, que, en
política, la pluralidad de opinión es intrínseca a la democracia; que
la ofensa, lejos de solucionar problemas, suele ser más descriptiva de
quien la vierte que de sus pretendidos destinatarios. Ya lo dice la
sabiduría popular, “no ofende quien quiere, sino quien puede”. Y
ustedes, señores del Partido Popular, no están en condiciones de
ofender a nadie. Políticamente hablando, claro.

Quienes sí tienen todo el derecho a sentirse ofendidos, son los
ciudadanos de nuestra Región. Ofendidos por sus engaños, ofendidos por
sus diecisiete años de nefasta gestión, ofendidos por su continua
estrategia de mentira y manipulación…

Señor Valcárcel, si no quiere, si no puede, si no sabe… no se
empeñe en seguir guiando el barco. No lo lleve a la deriva. Hay a quien
le preocupa muchísimo el destino de esta Región y de sus habitantes, y
que pondrá todo el empeño para llevarla a buen puerto. Es hora de
variar el rumbo.

Por Isabel Casalduero Jódar. Vicesecretaria general del PSRM-PSOE