Entrevista a Ramón Román en Forúm Levantino.

Para muchos, un hombre de principios, para otros tantos, una persona de mala imagen. La Zerrichera abrió la Caja de Pandora. Denunció una supuesta ilegalidad que ahora está en un juicio con varios imputados y, sin embargo, fue la causa número 1 de su aplastante derrota electoral. Pero también es tiempo de rescatar(se) los valores perdidos. Acaba de ser nombrado Secretario General del Partido Socialista de Águilas. En cierto modo, empieza una etapa. Es la comidilla entre los militantes: ¿empieza la era Después de Gil?
A Ramón Román le han dado cera de verdad. Ha recibido un linchamiento feroz del que ha salido vivo pero muy malherido. Desafió a La Zerrichera por principios. Perdió estrepitosamente unas elecciones municipales por La Zerrichera pero el tiempo le va dando la razón. ¿Será suficiente? Después de todo, resiste y quiere recuperar al partido desde dentro y con la gente que le ha sido fiel hasta en los peores momentos.
¿Quién es Ramón Román?
Soy una persona decente, luchadora y que trabaja todos los días por su pueblo.
De usted se ha dicho de todo. Por no hablar acerca de lo que se ha dicho de su vida privada. ¿Tiene Ramón Román las manos limpias?.
Tengo las manos limpias y la conciencia tranquila. Todo lo que se ha dicho forma parte de una campaña de desprestigio personal que se inició contra mí por querer cambiar las cosas. Inicié un proceso personal para que las cosas fueran más limpias y más transparentes, que es lo que se merece este pueblo.
¿Cuál ha sido su peor momento?
Ha habido varios. Fundamentalmente, con el asunto de la Zerrichera. Pasé por momentos muy duros. Con La Zerrichera he sido amenazado y calumniado y gracias a mi voluntad de superación, a mis compañeros, a mi partido, a mi familia y a mis amigos he conseguido superar estos malos momentos.
¿Ha estado engañado el pueblo?
El pueblo no conoce toda la verdad. Hay una estrategia del PP que tiene el fin de tergiversar u ocultar las cosas en función de lo que interese en ese momento. El pueblo debe conocer la verdad y tarde o temprano se abrirá camino. La lucha por toda la verdad de lo que ha pasado en este pueblo en los últimos años y la lucha por cambiar las cosas es uno de mis retos personales.
¿Cree que se ha hecho oposición a la Oposición?
En algunos momentos, sí. Desde el gobierno, en esa campaña de manipular la información, siempre se ha intentado presentar a la Oposición como el elemento negativo hacia el desarrollo del pueblo. Nosotros siempre hemos perseguido el progreso del pueblo de forma transparente, equilibrada y sostenible. Pero lo han presentado como si Águilas no se haya desarrollado por nuestra culpa como manera de esconder sus fracasos, sus errores y desviar la atención hacia otro lado. La idea de buscar un culpable inocente que cargue con las consecuencias, o las culpas, es muy vieja.
¿Pensó en tirar la toalla en algún momento?
Sí. Hubo momentos de especial dureza y me preguntaba si merecía la pena. Únicamente, con la convicción de que estábamos haciendo lo correcto y el apoyo de mi partido, además de mi deseo de luchar ante las dificultades, he podido seguir adelante.
¿Qué factor influyó más en la derrota electoral: La Zerrichera, la cirugía interna en el PSOE que acabó con la salida de Pedro Gil o la presión mediática?
De todo un poco. Los ciudadanos no entendieron la situación interna de transformación del partido. Castigaron esa falsa idea de división que se vendió intencionadamente, cuando no era tal. Pero también influyó la estrategia mediática, que no nos dejó presentarnos como el partido de la alternativa, sino como todo lo contrario, lo que tampoco era cierto.
Después de todo lo sucedido. ¿Se fía de su sombra?
De mi sombra, de mis amigos, de mis compañeros y de mi partido.
Quiero decir, ¿este partido está unido?
Este es un partido libre. Lo que hemos practicado en esta última etapa ha sido la franqueza, la libertad y la lealtad. Cualquier compañero que ha querido decir algo en cualquier momento, lo ha dicho. Y si ha habido cosas que no me han gustado, que las ha habido, se arreglan dentro de nuestra ejecutiva. Lo que ocurre es que siempre se está intentando desestabilizar al partido con los típicos rumores que siempre benefician a los mismos. Es una estrategia que se utiliza sistemáticamente desde la derecha y, a veces, también por la izquierda. A nosotros nos falta esa mala leche para utilizar los mismos planteamientos con nuestros adversarios.
Dígame un error que haya cometido el PSOE en estos últimos años.
El principal error ha sido la falta de claridad a la hora de proponer nuestras ideas. No hemos simplificado el mensaje para que la gente lo entendiera. Tampoco hemos tenido medios ni recursos para presentar nuestras propuestas. No saber explicar lo que queríamos ha sido nuestro principal error.
Entonces, ¿sospecha que habrá una nueva persecución mediática en esta legislatura?
No la descarto. El Partido Popular no se va a ir por las buenas de la Alcaldía. Su afán es de controlarlo todo y para ello están dispuestos de hacer de todo por mantenerse en el poder.
¿De verdad pensaban en que iban a ganar las elecciones?
Sí, las encuestas no nos daban la mayoría pero sí un salto cualitativo que nos podrían en una buena situación para formar gobierno. Confiábamos en que los cambios producidos en el partido y la ola favorable al Partido Socialista fueran decisivos en las elecciones. Luchábamos por el gobierno y por la idea de cambio que nos transmitía el pueblo. Todo esto no se produjo por el conjunto de factores que hemos hablado antes. Estábamos convencidos de ganar.
Pasan las elecciones y los resultados abren un abanico amplio de formas de gobierno, una de ellas el Tripartito. ¿Por qué no se hizo el Tripartito?
No se hizo porque no quisimos. Había elementos que nos hubieran dejado en mal lugar con los ciudadanos y los intereses generales. No estábamos dispuestos a luchar por interés concreto y sí por los intereses de los ciudadanos. No quisimos arrastrar a nuestra ciudad a una aventura alocada e incierta. Aguilas para nosotros es lo primero y no el conseguir un sillón a cualquier precio. Ése fue la principal causa por la que desistimos formar gobierno tripartito. Antes están los intereses de los ciudadanos que los de un empresario.
¿Se refiere a Casanova?
Me refiero al promotor que apoyó a uno de los partidos que podían entrar en el tripartito y que exigió un avance en el asunto de La Zerrichera para formar gobierno. Nosotros no estábamos dispuestos a pasar por ahí. Es un asunto que está paralizado por la justicia y en el que hay muchos imputados del Partido Popular. Repito, antes están los ciudadanos y luego los intereses particulares. No se puede gobernar a costa de cualquier cosa.
¿Vendió al tripartito por un sueldo de concejal?
Todo lo contrario. Si hubiera llegado a la alcaldía ganaría el doble de lo que gano ahora. Tengo que recordar que mi actual sueldo se corresponde con lo que ganaba de funcionario del Ayuntamiento. No gano ni un euro más de lo que ganaba antes. Es una interpretación malévola que tiene que ver con lo que dicho antes de la difamación como argumento político que utilizan algunos para desestabilizar, calumniar y degradar a los adversarios y que tan bien emplean algunos. Me he podido vender en muchas ocasiones y por mucho más dinero y no lo he hecho porque no me ha dado la gana.
¿Se refiere al supuesto sobordo de Pedro Gil?
Lo que pasó ya lo sabe el juez. Pero si te tengo que decir una cosa es que lo que dije ante el juez, existió realmente.
¿Por qué no lo denunció antes?
Porque después del ‘follon’ que se armó cuando el Pleno de la Zerrichera, no quise perjudicar aún más a terceras personas. Actúo cuando la Justicia me pregunta. Cuando lo hacen, yo digo lo que sé y colaboro totalmente con el Fiscal y con el Juez, como es mi obligación y como han hecho todos los que acudieron como testigos a este caso. No lo hice antes porque no quise echar más leña al fuego y quise resolver la situación políticamente, con las decisiones que se tomaron posteriormente y que fueron avaladas en su momento por la Justicia.
¿Cómo cree que acabará este juicio?
No lo sé, pero para algunos no pinta bien.
¿Cuál será la estrategia del Partido Socialista en lo que queda de legislatura?
La de intentar recuperar la credibilidad de los ciudadanos. Vamos a volcarnos en dar alternativas a una economía herida y de una situación de grave crisis. Creemos que el Partido Socialista debe proponer posibilidades a aquellos que las han perdido y oportunidades a aquellos que deseando tenerlas.
¿Es culpa del PSOE en que no se haya desarrollado ningún proyecto urbanístico?
En absoluto. Te tengo que recordar que en las dos últimas legislaturas ha gobernado el Partido Popular con mayoría absoluta. Nosotros nos posicionamos en el lado de la legalidad y la transparencia y el tiempo nos está dando la razón porque ninguno de los convenios se ha desarrollado. No creo que esa sea la fórmula de desarrollar el pueblo. Las decisiones siempre las ha tomado el equipo de gobierno y no nos ha pedido opinión para buscar un consenso por un modelo de desarrollo fructífero. Ahora no estaríamos pagando las consecuencias de un modelo equivocado que ha paralizado el principal sector que quiso impulsar este gobierno, la construcción. La agricultura está acorralada, no tenemos industria y no se sabe nada de un proyecto turístico eficaz. Eso es todo exclusiva del Equipo de Gobierno de Juan Ramírez.
Pero aseguran que el PSOE ha espantado a los empresarios.
El único que ha espantado a los empresarios ha sido la inseguridad jurídica provocada por el Equipo de Gobierno con sus actuaciones que ahora están en manos de la Justicia.
¿Está el PSOE en contra de las macrourbanizaciones?
Águilas tiene un potencial turístico enorme y debe crecer de una forma progresiva y equilibrada. Carecemos de hoteles y de servicios turísticos. Eso es lo esencial para que una ciudad como Águilas crezca en este sector. Sólo hay que ver municipios cercanos para darse cuenta de que aquí falla algo. Hay que construir donde ya hay construcciones, potenciar los núcleos de Calabardina y Calarreona y dotar de servicios a las nuevas urbanizaciones. Pero, sobre todo, aumentar las plazas hoteleras que es lo que produce empleo. El equipo de Gobierno ha apostado por proyectos que no van a ver la luz a corto, medio ni largo plazo. Es un modelo caduco que no contribuye a generar empleo ni riqueza.
¿Está el PSOE en contra de Marina de Cope?
Ya lo he dicho muchas ocasiones. El propio Valcárcel lo ha dicho hace unos días. Reconoció que no se hará en muchos años y veremos a ver si se hace algún día. Además, su situación está pendiente del TSJ, que decidirá qué hacer con el proyecto. Te tengo que decir, además, que el modelo de desarrollo de costa de Lorca se ha apostado por otro modelo, diferente al de Águilas, en el que se concentra lo urbano y se despeja buena parte de espacios naturales. Nosotros se lo hicimos llegar al Equipo de Gobierno pero no nos escucharon. Todavía estamos a tiempo de llegar a un consenso y modificar el proyecto a semejanza del de Lorca. No apoyamos el proyecto del Partido Popular de Águilas pero nunca hemos dicho que no a Marina de Cope.
¿Por qué Lorca se desarrolla a una velocidad mayor que Águilas?
Hay un talante distinto del Partido Popular de Lorca, muy distinto al de Águilas. En muy pocas ocasiones se han debatido los temas importantes de la ciudad. El Equipo de Gobierno ha hecho y dicho lo que ha querido y con nosotros nunca han contado. Por eso hay tanta crispación en Águilas. Aquí, el Partido Popular no ha tenido ningún interés en llegar a acuerdos con nosotros.
¿Cree que habrá hospital?
No espero otra cosa que maniobras de imagen y poco más. El hospital y Marina de Cope son las dos grandes mentiras del Partido Popular en las últimas elecciones. A pesar del compromiso de Valcárcel, no se ha movido ni un ladrillo del hospital. Se niegan a respondernos a cualquier pregunta. El servicio murciano de Salud tiene un déficit de más de 500 millones de euros y está en bancarrota. Lo más que pueden hacer es poner una primera piedra como ya la pusieron en la desaladora que iba a hacer el gobierno de Aznar y al final ha tenido que ser un gobierno socialista quien la ha tenido que hacer. Pondrá la primera piedra para volver a engañar a los ciudadanos. Valcárcel no tiene voluntad de hacer un hospital para Águilas.
¿Por qué están tan cabreados los agricultores con ustedes si ya han manifestado que apoyan sus reivindicaciones?
No están en contra de nosotros. Ellos defienden lo suyo y tienen derecho a quejarse de algo que es injusto. Les apoyamos y así se lo hemos dicho. Hemos propiciado reuniones con el Ministerio y la Mesa del Tomate. Fruto de esas reuniones se ha llegado a un acuerdo para que la tributación del próximo año sea mucho más favorable que la de éste. Ahora bien, para este año hemos hecho y estamos haciendo todo lo que podemos. La última decisión no es nuestra, sino del Ministerio de Economía.
¿Por qué se ha parado la Mesa del Comercio?
Es una buena pregunta para hacérsela al Equipo de Gobierno. Son ellos los que deben convocarla. Nosotros vamos cuando nos convocan como el resto de asociaciones. Quizás, no estén preocupados de la situación que atraviesa el comercio. Se piensan que dejando pasar el tiempo se eliminará el descontento y que las cosas se arreglarán por sí solas. No están tomando medidas para apoyar a los comerciantes, que están abandonados a su suerte por una política de gestos y propaganda pero sin medidas concretas.
¿Cómo definiría los últimos cinco años de la vida política?
De mucha tensión, de mucha crispación y de mucha degradación. No nos merecemos que actúen por lo personal por un planteamiento que les propongas y del que no estén de acuerdo. Es una política muy antigua que aquí no se conocía hasta que el Partido Popular ha llegado al gobierno. No hay una política sana en Águilas. El PP no está en condiciones de escuchar cara a cara nuestras propuestas. No quieren escuchar al pueblo. Y si alguien se opone libremente, entonces intentan eliminarlo en su afán de controlar todo. O te controlo tu vida, o te controlo tu imagen o te controlo tu sueldo, o te lo controlo todo. No hay esa libertad en Águilas de decir públicamente lo que piensas sin temor a sufrir represalias. Y esa es una de nuestras batallas.
¿Tiene esperanzas de que Rajoy les haga caso y disuelva el actual pacto de gobierno?
Si es coherente con lo que firmó en su momento, romperá el pacto.
Dicen que se abre una nueva etapa en el Partido Socialista. ¿El viernes se acabó pedro Gil dentro del partido?
Se cierra una etapa. La anterior forma parte del pasado. El pasado sirve para tenerlo presente para no cometer los mismos errores y recuperar la ilusión perdida. El compromiso contraído el viernes es el de liderar una alternativa de gobierno capaz de sacar de la situación por la que vive Águilas y sanear el ambiente de este pueblo.
¿Cree que es necesaria para este saneamiento social una regeneración política previa?
Sí. Hay gente joven que están empujando y son los que deben luchar por el pueblo. Es normal y necesario que los partidos se regeneren. Hasta ahora, los partidos han estado dirigidos por personas que llevan más de 20 años y se necesitan nuevas caras. Es el momento de hacer una nueva política. Eso es lo que nosotros defendemos. Por eso me han llovido tantas críticas, por defender un cambio en el Partido Socialista y en Águilas. Tarde o temprano, el resto de partidos también se regenerarán.
¿Se presentará a las siguientes elecciones?
Para eso queda mucho tiempo pero el cuerpo lo tengo preparado para otra cosa. Todavía es pronto para saber lo que quiere mi partido, lo que quieren mis compañeros y lo que quiere mi cuerpo. El recorrido que he hecho ha sido suficiente pero no se sabe lo que pasará en el futuro.
¿Mari Carmen Moreno sería una buena candidata?
Mari Carmen Moreno sería una buena candidata para el Partido Socialista en Águilas, en la Región y las listas nacionales.
Para la Región se perfila el actual delegado del Gobierno. Rafael González Tovar está demostrando su capacidad para liderar la candidatura del Partido Socialista.
¿La lealtad a Pedro Saura les ha perjudicado?
Al contrario. Nos ha unido más. Es más, fruto de esa lealtad la número 3 y la número 4 son del Partido Socialista de Águilas, así que estamos muy bien representados en el PSRM. Saura ha representado las políticas de zapatero en Murcia y más pronto que tarde los murcianos comprenderán que Zapatero es amigo de Murcia, empezando por el tema del agua
¿Qué es lo que le reprocha al Equipo de Gobierno?
Que no haya escuchado al pueblo y que haya llevado a Águilas a una situación de crisis que hacía tiempo que no se vivía con tanta fuerza. Sólo se han preocupado de buscar los votos sin molestarse en buscar perspectivas de futuro para los aguileños.
Es una etapa nueva. Hay oportunidades para todos. De las crisis hay que aprender de los errores cometidos. El ciudadano se dará cuenta quien está a su lado y quien hace políticas fracasadas.
¿Apoyará los presupuestos?
Aunque no votase a favor, no votaremos en contra. hay un mandato federal de no frenar los presupuestos. Nosotros haremos lo mismo. No votamos en contra de los presupuestos pero nos abstuvimos en la subida de impuestos que propone el Partido Popular porque nosotros queremos congelarlos.
Dada la magnitud de la crisis y del mal uso del capitalismo, ¿es un buen momento para recuperar los ideales socialistas?
Las ideas socialistas están vigentes. El ejemplo más claro está en el relevo del presidente de los Estados Unidos. Es el símbolo del cambio planetario. El neoliberalismo ha llevado al mundo a una situación insostenible. Nustras políticas son las más cercanas al ciudadano y las únicas capaces de levantar los problemas globales que tiene el mundo.