La Ministra de Medio Ambiente Cristina Narbona visita la nueva planta desalinizadora de Águilas/Guadalentín

La nueva planta desalinizadora de Águilas/Guadalentín aportará recursos garantizados, como el agua de calidad y para siempre, para complementar las demandas hídricas de la zona sur de la cuenca del Segura. Esta actuación asegurará el progreso futuro de una zona que añade a su intensa dedicación agrícola su carácter de región en pleno desarrollo, que debe ser sostenible.
La nueva desalinizadora tiene una capacidad de producción de 60 hectómetros cúbicos anuales, de los cuales 48 se destinarán a riego y 12 al abastecimiento urbano. Además la planta tendrá capacidad suficiente para dotar de agua pretratada a la actual desalinizadora de la Comunidad de Regantes de Águilas.
Para Cristina Narbona, esta planta supone una gran satisfacción ya que “a lo largo de esta legislatura el Ministerio de Medio Ambiente ha puesto en funcionamiento 9 plantas desalinizadoras en toda España y teniendo en cuanta situación de sequía que ha vivido el país, con la planta desalinizadora se garantiza agua para siempre, garantizando el consumo humano”.
Por ello, según la Ministra de Medio Ambiente “debemos mirar al futuro con confianza por que el Ministerio sigue realizando actuaciones tan importantes como es esta hoy aquí en Águilas”. Además, ha añadido que “hay que llamar la atención sobre las importancias tecnológicas que hoy permiten utilizar el agua desalinizadora sin ningún efecto negativo para la agricultura, ni tampoco para los fondos marinos, por que el gobierno de España trabaja garantizando el abastecimiento del agua para consumo humano, minimizando al máximo los efectos de la sequía para los agricultores. Ha aportado más recursos que nunca para apoyar económicamente a los regantes en un periodo de sequía, y así vamos a seguir trabajando, pensando en los ciudadanos, en los agricultores, en los ayuntamientos y en la actividad económica a partir de los avances tecnológicos que hoy son posibles”.
Las obras de la desalinizadora de Águilas/Guadalentín estarán terminadas en febrero de 2009, en las cuales el Ministerio de Medio Ambiente ha invertido un total de 239 millones de euros.