La puesta en marcha del Centro de Atención a la Infancia de las Yucas supone el incremento en más del 187 % por cada plaza de infantil


Nuevas plazas de infantil públicas pero mucho más caras que la oferta de plazas de infantil de la iniciativa privada que pueden hacer inviable la puesta en marcha del Centro de Atención a la Infancia de las Yucas en el mes de septiembre, que ha supuesto la inversión de más de 623.616 € en su precio de licitación.

De hecho, el incremento de más de 100 € por niño y mes con respecto al precio que se paga actualmente en el Centro de Infantil de La Torre, va a suponer un duro golpe para las economías familiares y abre la incógnita acerca de la demanda real que va a tener el nuevo centro, recién inaugurado.

El nuevo centro tiene una capacidad de 85 plazas a las que hay que sumar las 36 del Centro de la Torre. Una vez abierto el Centro de Las Yucas, el Ayuntamiento ha decidido cerrar para este año la admisión de solicitudes de La Torre y quedarse sólo con la mitad de las plazas, con lo que de las 121 plazas previstas para este año, se han quedado tan solamente en las 85 del nuevo Centro.

En lugar de ampliar el número de plazas, el equipo de gobierno ha decidido cerrar progresivamente el Centro de Infantil de La Torre e incrementar el precio del de las Yucas hasta hacerlo mucho más caro que las plazas de infantil de la privada y convertirlo en un centro de difícil acceso para familias trabajadoras y para aquellas que se encuentran en situación de precariedad laboral.

Por lo tanto, tenemos un centro de Infantil recién abierto, con la incógnita de su aceptación por su alto precio para las familias trabajadoras aguileñas y del que mucho nos tememos que se queden muchas plazas vacías por la mala gestión realizada por el equipo de gobierno del PP, que no ha tenido en cuenta la situación de crisis económica por la que atraviesan las familias y el conjunto de la economía aguileña.

Los socialistas creemos que la gestión realizada para la apertura del nuevo Centro de Atención a la Infancia no ayuda en nada a la demanda de plazas de Infantil de Águilas, así como tampoco ayuda a conciliar la vida laboral y la familiar, debido a los altos precios del nuevo Centro, lo que, a nuestro juicio, va a suponer que solo aquellos que tengan las rentas más altas podrán llevar a sus hijos al nuevo Centro, perjudicando, de este modo, a las familias trabajadoras de nuestro municipio.