Las obras de la desaladora avanzan a buen ritmo.

La diputada regional Mari Carmen Moreno hacia estas afirmaciones, después de la reunión celebrada por la Comisión de Seguimiento a finales del pasado mes, en donde se dio cuenta del avance de las obras y de las recientes aprobaciones de la reserva de toma y vertido, realizadas, tanto por el Consejo de Ministros, como por la Consejeria de Medio Ambiente de la CC.AA. de Murcia. Igualmente, la diputada aguileña dio cuenta de la reciente publicación en el BOE de la modificación de la declaración del impacto ambiental necesaria para la puesta en funcionamiento de la planta desaladora.

Mari Carmen Moreno afirmó que el único obstáculo que tiene actualmente la construcción de la planta desaladora es la oposición del equipo de gobierno del ayuntamiento de Águilas, que voto en contra del trazado del vertido, en la Comisión municipal celebrada al efecto en el verano de 2008; aprobado por el Ministerio y la CC.AA. de Murcia. La diputada y concejal aguileña recordó que el concejal de agricultura del Ayuntamiento de Águilas, Fernando Martínez, mintió la semana pasada cuando afirmó que el ayuntamiento estaba facilitando la labor de construcción de la desaladora y que Acuamed, empresa estatal de agua, contradecía la postura del PSOE sobre la paralización de las obras de vertido.

Por su parte, el secretario general, Ramón Román, informaba que casi un 40% de los trabajadores que en la actualidad trabajan en la construcción de las planta son de Águilas, ascendiendo a casi 80 personas los trabajadores aguileños que están trabajando actualmente en la obra. Román aseguró que el presupuesto de construcción lleva consumidos hasta el pasado mes de enero un total de casi 150 millones de euros, lo que está produciendo un efecto notablemente beneficioso en la economía de la ciudad y de toda la comarca
El efecto económico que la construcción de la desaladora está produciendo en Águilas se nota no solo en la constante creación de empleo en la ciudad, sino que está actuando como motor económico para las más de las 40 empresas aguileñas que actualmente están trabajando directa e indirectamente para la construcción de esta planta desaladora, afirmó Román.

Por otra parte, el edil aguileño recordó la reciente ampliación de la capacidad de la planta desaladora Águilas-Guadalentín al pasar de 60 a 70 hm3, lo que la convierte en una de las de mayor capacidad de toda la fachada mediterránea española, capaz de abastecer a los agricultores de toda la comarca del Guadalentín, incluida Pulpí (Almería) y de proporcionar caudales mas que suficientes para el abastecimiento humano a la Mancomunidad de Canales del Taibilla.

Para terminar, ambos ediles socialistas reclamaron al equipo de gobierno del ayuntamiento de Águilas que deje de poner trabas a la construcción de la planta desaladora y que defienda los intereses de los trabajadores y agricultores de la comarca, en lugar de sus propios intereses electorales y partidistas.