Más de 600.000 euros para tapar las “goteras” del Auditorio y Palacio de Congresos “Infanta Doña Elena” de Águilas

DSC_2199

El PSOE reprueba el pago de 662.000 euros por parte del PP por una obra que el ayuntamiento debió recibir sin deficiencias ni recargos

El viceportavoz del Grupo Municipal Socialista, Tomás Consentino, denuncia que va a ser muy difícil que los ciudadanos entiendan que el Ayuntamiento de Águilas entregue 662.000 euros a la empresa constructora del Auditorio y Palacio de Congresos “Infanta Doña Elena” para corregir las múltiples deficiencias que presenta la citada infraestructura, por mucho que el alcalde Bartolomé Hernández se afane en explicarlo. En este sentido, asevera que el consistorio jamás debió recepcionar una obra que presentaba goteras, butacas sin visibilidad al escenario, filtraciones de agua en el parking o accesos carentes de seguridad para los usuarios, entre otros despropósitos.

Consentino recuerda que pocos meses después de su inauguración, la portavoz socialista Mari Carmen Moreno ya advirtió en sede plenaria que las deficiencias de la obra podrían suponer al ayuntamiento un desembolso extra, que los aguileños tendrían que asumir vía impuestos. El edil del PSOE apunta que “nuestras fundadas sospechas se confirmaron en el Pleno de noviembre con la aprobación de esa cantidad (662.000 euros), que solo contó con los votos favorables del equipo de Gobierno”.

En este mismo pleno, el concejal socialista Vicente Ruiz preguntó al alcalde por las deficiencias que han podido observar en una obra recientemente inaugurada. Concretamente la referida al nuevo paseo marítimo, construido sobre el espigón de abrigo del muelle de levante. Ruiz explicó que no dispone de rampa de acceso a minusválidos, que las barandillas y soportes se encuentran ya oxidados y, además, desconocen si la madera de las pérgolas ha sido tratada con los productos necesarios para evitar su erosión. Por tales motivos, solicitó que se revise el citado trabajo y se subsanen estos problemas dentro de la garantía del mismo, criticando que “una infraestructura que ha costado cerca de 240.000 euros, no es lógico que en tan poco espacio de tiempo comience su deterioro”.